segunda-feira, 20 de abril de 2015

PLANO DE AULA “Amar al prójimo como a sí mismo – el egoísmo, la fe y la caridad”

Faja de edad:  Maternal /Jardín

Tema : “Amar al prójimo como a sí mismo – el egoísmo, la fe y la caridad”

Desarrollo  ...>>



I – Acogida y Oración.
II – Armonización.
Colocar una música suave de fondo. Pedir a los niños sentarse, cerrar los ojitos y relajarse. Pídales que presten atención a cada parte del cuerpo que usted vaya nombrando:
Relajen los pies, sientan como si ellos estuviesen flotando. Relajen las piernas, dejándolas bien relajadas. Relajen el tronco, relajen los brazos, relajen la cabeza. Ahora estáis flotando, como si estuvieseis en el agua. Ahora, imaginad que estáis sentados frente a un lago muy tranquilo y bonito.
Ahora imaginad la Tierra. En la Tierra moran muchas, muchas personas. Imaginad vuestros corazones latiendo de amor por todas las  personas. Tu corazón está hecho de luz, y de él salen rayos de luz color de rosa, y envuelven a todas las personas. Tu amor está envolviendo a todas las personas del mundo. ¡Qué bueno es dar amor!

Ahora vamos moviendo los pies y las piernas lentamente, muevan los brazos, la cabeza, abran los ojos.

III. Dinámica.
Dinámica de la Piruleta

Material: una piruleta para cada niño.
Desarrollo:
Pedir a los niños que se den las manos, formando un círculo. Distribuir una piruleta para cada uno, con la orientación de que no deberán comerla aún. Pedir que desenvuelvan la piruleta, sin colocarla en la boca todavía!
Ahora, pedir a los niños que tomen la piruleta con una mano extendida para el frente y mantengan la otra extendida para abajo pegada al cuerpo.
Explicar las siguientes reglas:
-        el brazo no puede ser doblado,
-        el brazo puede moverse para la derecha y la izquierda, estirado!
-        nadie puede moverse del sitio.
Después de entendidas las reglas por los niños, decir que  ellos deberán cumplir una tarea: comerse las piruletas. Pero esa tarea debe ser cumplida solucionando un enigma: deben cumplirla obedeciendo las reglas propuestas.
Obs.: esperar algún tiempo para ver si los niños toman la iniciativa de solucionar el enigma propuesto. Pasado un tiempo, si ellos no lo consiguen, dar algunas indicaciones, puesto que la única solución posible es que cada niño ofrezca la piruleta al compañero de al lado.

Cerrando la dinámica, dar explicaciones a los niños introduciendo la temática del aula. 

IV. Contar la Historia:  El Cocodrilo Egoísta  
Ilustraciones de la historia (adjuntas)
Video:




Érase una vez... Una laguna muy bonita, llena de agua muy limpita.  Allí moraba un cocodrilo valiente y muy orgulloso. Vivía muy feliz, nadaba  en aquellas aguas claras pasando horas refrescándose. Sólo que él era muy egoísta. Cuando estaba en la laguna, nadie más podía ir allí, pues el fanfarrón se había apropiado de ella.
Un día habría de celebrarse una linda fiesta de cumpleaños para los pollitos amarillos, pero sucedió una cosa muy extraña: No había agua en casa de
Doña Pata! Doña Pata estaba triste, pues sus tres hijitos no podían tomar un baño para ir a la fiesta. ¿Qué harían?  La mamá Pata pensó, pensó y tuvo una idea maravillosa! Mandó a los patitos a la laguna para que se bañaran!
Y allá fueron ellos, con sus pequeños pasos, cantando contentos. Pero, Oh! Qué tristeza.. Allí en la laguna estaba el cocodrilo, todo envalentonado. que enseguida grito:
- ¿Qué habéis venido a hacer aquí?
- Venimos a tomar un baño – respondieron
delicadamente los patitos.

- ¿Es en esta bonita laguna donde vosotros queréis tomar un baño? Este no es lugar para baños. ¡Serán atrevidos…! - dijo irritado el cocodrilo. Continúen sucios. ¿Para que quieren estar limpios?

- Pero nosotros vamos a la fiesta de los pollitos, y sucios no podemos danzar ni jugar-  insistieron los Patitos.
-  ¡No y no, esta laguna es mía y nadie puede entrar aquí!
Los Patitos asustados corrieron para casa. Doña Pata se enfadó ante la situación. Con mucho coraje fue hasta la laguna, a ver si de buenas maneras conseguía convencer al cocodrilo para que dejara a sus hijitos tomar un baño en la laguna.

- Por favor, señor cocodrilo, mis hijos necesitan bañarse.


- ¡¡Pues que se bañen en casa!!- no te digo.- ¿Es esto a caso una bañera?- respondió con muy malos modos.
- Amigo mío, escuche, por favor: en casa no tenemos agua y los patitos estar muy limpitos hoy.
-¿Por qué? ¿Para qué necesitan están limpios? – Gruñó el valentón. Doña Pata estaba perdiendo la paciencia, pero continuó muy educada y dijo:
-  Los Patitos traerán dulces para usted. ¿Cuál es su dulce preferido? Continuó doña Pata con mucha paciencia.
- A mi no me gustan los dulces! No quiero nada! Solo quiero tranquilidad. No necesito dulces de nadie, ¿me oye? Ya lo he dicho y repetido: ¡esta laguna es solo mía y quiero que todo el mundo sepa eso!, ¿oyó, Doña Pata?
Doña Pata se quedó muy triste...
Este se acomodó en la laguna y se quedó allí para dormir una siesta. El Sol calentaba mucho.

El calor le causaba pereza, pero en agua estaba tan fresquita...



Sucedió pues, que allá, en lo alto, allá en el cielo, más alto de lo que pueden alcanzar los pájaros y más aún de la altura por la que transitan los aviones, está el hermano Sol. Él vio y oyó todo lo que aconteció en la laguna y se quedó muy triste con el cocodrilo. ¿Dónde se había visto? La laguna es de todo el mundo. El cocodrilo precisaba saber esto. No está bien ser así de egoísta. Él debía ser bueno y amable con todo el mundo. Entonces, el hermano Sol decidió darle una lección al cocodrilo. Calentó tanto el agua de la laguna que ella se fue evaporando, evaporando... hasta que la laguna se quedó sin una gota de agua, seca, seca...

Cuando el cocodrilo despertó de la siesta, estaba todo lleno de barro.
¿Será que estoy soñando? Pensó... Ah, no, estoy en la laguna. ¡Qué infelicidad, Dios mío! Fui muy egoísta. Perdón, perdón, Papá del Cielo, decía tan afligido que despertaba compasión. Él lloró tanto y estaba tan arrepentido que el Papá del Cielo sintió pena por él.
- Ahora, yo comprendo lo que es estar sucio y no tener agua para el baño. Perdón, perdón Papá el Cielo!
El Papá del Cielo vio que el arrepentimiento del cocodrilo era sincero y se puso muy contento. Contento se puso también el hermano Sol,  porque el cocodrilo aprendió la lección. Luego, después comenzó a llover muy fuerte, durante bastante tiempo. Llovió tanto que la laguna se llenó de agua limpita y apetecible. El cocodrilo, que estaba muy feliz, fue corriendo a buscar a los Patitos para nadar. Hubo tiempo para tomar unos buenos baños. Y los tres patitos, muy amables, trajeron una porción de dulces riquísimos para el cocodrilo, que nunca más fue egoísta.
Y nunca, nunca la laguna se secó, y el cocodrilo continuó siendo bueno y descubrió que compartiendo todo se convirtió en muy rico, pues la mayor riqueza es la alegría de vivir rodeado de amor!

(Adaptación del libro “El Cocodrilo Egoísta” de Chloris Arruda De Araujo)

V – Comentarios sobre a historia
Explicar la historia, adaptando los hechos a la realidad de los niños. Colocar situaciones como compartir los juegos, la merienda, los regalos, el material escolar, los video juegos, el ordenador. Enseñar a los amigos a hacer aquel dibujo tan lindo que él sabe. Compartir con los otros una linda historia que aprendió, etc.
Sugerencias :
Llevar un muñeco grande con muchas heridas y hematomas hechos con maquillaje. Vestir al muñeco con una túnica. Hacerle cabello y barba. Dejar el muñeco sobre la mesa y decir que él es el hombre que fue asaltado y dejado herido. Llevar una cestita con material para curas (esparadrapo, algodón, vendas, alcohol, agua oxigenada, un franquito con zumo de uva o con aceite) una botella de agua para beber, unas frutas (en cantidad suficiente para todos – por ejemplo – un racimo de uvas. Pedir a los niños que procedan como el buen samaritano. Espere el resultado y vaya orientando a los niños sobre los  puntos del aula.

VI- Actividades
Sugerencias :
1) Enseñar la música : “El Cocodrilo Egoísta” (original en portugués)
Jacaré tá na lagoa
Com preguiça de nadir
Deixa estar seu jacaré
Que a lagoa há de secar
Sim sim sim
Não não não
Pegou fogo no papelão
Sim sim sim
Não não não
Pegou fogo no papelão

Para oír la música acceda al link:



2) Recortar y colorear el cocodrilo. Ponerle un nombre.


3)    Montar un mural para fijar en la pared, con recortes de esta historia. Los personajes, la laguna, la hierba, el Sol, las nubes, las flores deberán todas ser hechas con impresiones de mano y dedos. Después estos serán recortados, adornados con retazos de papel y utilizados para montar el mural que deberá ser expuesto. Ejemplo de personajes impresos:

Cocodrilo:

  
Patitos
(la Educadora prestará su mano para la Madre Pata, se puede adornar con un sombrerito, lacitos, etc.):













Paisaje:
VII. Oración final.

Adaptación: dij.ceeak

Traducción para el español: Valle García


<< Home                                Planes de Clase>>