sexta-feira, 8 de agosto de 2014

Historia: La Parábola del Sembrador

¿Que es una parábola?


Parábolas son historias cortas que Jesús contaba para el pueblo de aquella época y que siempre traían una enseñanza. Esta parábola del sembrador e así:

Un día un sembrador salió para sembrar, esto es, esparcir las simientes de trigo por el suelo de su tierra.










Algunas simientes cayeron a la orilla de un camino que pasaba por allí y fueron pisadas por los caminantes y los pajaritos se comieron todas.











Otro tanto cayó entre las piedras, y después de nacer, se secaron muy deprisa.









Otras cayeron entre los espinos. Y los espinos crecieron y sofocaron las plantitas que también murieron.







- Pobre sembrador... Entonces, ¿ él perdió todo?

- ¡Claro que no! Pues muchas de las simientes, la mayor parte, cayeron en tierra buena, bien preparada, bien cuidada. Y, después de germinar, crecieron y se tornaron árboles frondosos que daban muchos frutos.





EXPLICACIÓN:

- Es lo siguiente, presten atención:
El campo que aquel hombre sembró es nuestro mundo y las simientes son las enseñanzas que Jesús trajo para nosotros. (La tierra es nuestro espíritu, más preparado o no para recibir esa simiente.)

Cuando alguien oye las enseñanzas pero nos las practica, es igual a las simientes que cayeron a la orilla del camino.

Cuando alguien oye las enseñanzas y luego las olvida, es igual a las simientes que cayeron entre las piedras.

Cuando alguien entiende las enseñanzas, pero creo que son difíciles de practicar y prefiere cuidar de sus caprichos personales, es igual a las simientes que cayeron en medio de los espinos.

Pero cuando alguien recibe las enseñanzas y procura vivir de acuerdo con lo que Jesús nos enseñó, ¿es igual a qué?

- Es igual a las simientes que cayeron en tierra buena, bien preparada y bien cuidada. Por que el árbol va a crecer y dar buenos frutos.
- Pues entonces yo quiero saber como van a crecer las enseñanzas que hoy estoy plantando en el corazón de cada uno de vosotros...

- Las enseñanzas de Jesús van a fructificar si vosotros las entendéis y ponéis en práctica con buenas acciones y amor a los semejantes, pues la caridad es la mayor de las virtudes, que nos llevará a la perfección.

Traducción: Valle García
Fuente: evangelizacao-infantil.blogspot.com